Innovar e internacionalizar: crecer aportando valor

18 abril, 2017

El pasado 8 de febrero la Fundación Numa participó junto a CEIM, la Cámara de Comercio de Madrid, y la University of Chicago Booth School of Business, así como con la colaboración de Bankia, EY Abogados e Inversión y Finanzas, en un foro de intercambio de conocimiento para identificar los riesgos y las oportunidades del nuevo ciclo económico que permiten al empresario desarrollar estrategias de crecimiento con éxito.

El interés del tema quedó de manifiesto con la asistencia de más de 250 empresarios y personalidades políticas que llenaron el aforo.

Resumen seguimiento prensa

La Jornada fue promovida por la Comisión de Empresa Familiar de CEIM. CEIM es una organización independiente que agrupa a 237.000 empresas de Madrid, la mayoría de ellas empresas familiares. CEIM apuesta por el crecimiento sostenido y consistente de las empresas como mejor estrategia para la creación de empleo y riqueza.

El evento se organizó en torno a la exposición de tres ponentes, y una posterior mesa de debate para compartir experiencias.

Juan Pablo Lázaro, presidente de CEIM, inauguró la jornada hablando de la “formación necesaria en los nuevos modelos de negocio con la revolución tecnológica” y señaló como ejemplo de buen hacer el modelo impositivo de la Comunidad de Madrid.

Jornada CEIM

El Presidente de CEIM se mostró contundente al afirmar que hay que mantener una política fiscal de impuestos bajos, como la que se aplica en la Comunidad de Madrid, para que las empresas familiares puedan seguir generando riqueza y empleo.

 

A continuación, Juan Pablo Belmonte, presidente de la Cámara, aseguró que “la sociedad civil debe ser consciente de la importancia de innovar, formar e internacionalizar” porque provoca una mayor empleabilidad; además propuso un acuerdo de Estado en materia de innovación.

El primer ponente, el presidente de Bankia José Ignacio Goirigolzarri. explicó el contexto macroeconómico actual y su impacto en la financiación del crecimiento de las empresas. Comenzó su ponencia recordando que, en España, tras los peores años, y siendo aún el paro un gran problema, estamos actualmente en un ciclo de crecimiento con “un sector bancario en plena transformación”. La banca, explicó, está sometida a una regulación creciente y a grandes presiones en su rentabilidad, así como a “fuertes tensiones estratégicas por el cambio de hábito de los clientes y retroalimentado por la revolución tecnológica”.

la banca española, tras un duro y doloroso proceso de ajuste,
es hoy estable, sólida y solvente

Jose Ignacio Goirigolzarri - "Estrategias de crecimiento: innovación e internacionalización"

Expuso que “la banca española, tras un duro y doloroso proceso de ajuste, es hoy estable, sólida y solvente”, siendo sus retos la rentabilidad, la reputación y la imagen. “Si se es rentable se podrán dar créditos que ayuden a financiar el crecimiento de la economía y a crear puestos de trabajo”, dijo. Y subrayó que se trabaja en la creación de productos y financiación para ayudar a la innovación e internacionalización de las empresas. Aclaró que la calidad de servicio que está dando la banca española es diferencialmente mayor con respecto al entorno; hoy las pymes españolas tienen un coste de financiación más bajo que las alemanas y recordó que de 2012 a 2016 las empresas españolas han ahorrado 20.000 millones euros en intereses.

El presidente de Bankia afirmó que su entidad es, en este momento, “la más eficiente, rentable y solvente, sobre fondos propios, comparada con los seis grandes bancos de España”. Quiere mantener este liderazgo y que los clientes perciban que es una entidad cercana, sencilla y transparente. Además, recordó que “la palanca para alcanzar la eficiencia excelente es la digitalización que requiere un proceso de gestión, formación y adaptación constantes”. Matizó que ahora hay clientes con necesidades muy distintas que quieren relacionarse con la entidad de manera diferente. Bankia se ha propuesto doblar a final de año los 250 gestores que actualmente atienden a 250.000 clientes de manera virtual pero personalizada, y en ello pone el foco. Aseguró que “la actitud de los equipos seguirá siendo clave en este entorno de tecnologización creciente para diferenciar entre buenas y malas entidades”.

La segunda ponencia estuvo a cargo de José Ramón Sanz, presidente de La Fundación Numa, que abordó las estrategias de crecimiento recordando que la sostenibilidad de las empresas pasa por su crecimiento, la creación de valor y la rentabilidad.

José Ramón Sanz, sostuvo que la sociedad tiene que tomar conciencia de que los empresarios, especialmente los familiares, son actores indispensables en la generación de empleo y, por tanto, de crecimiento económico y progreso para un país. Y que los empresarios tienen que empezar a concienciarse de que sus comportamientos, y por tanto su reputación, son fundamentales para atraer capital humano, financiación y con-fianza, factores transversales para impulsar el crecimiento de la economía.

Ante una realidad compleja, sólo los mejores se mantienen y crecen, puntualizó. Sanz, ilustrando este hecho con el ejemplo de Toyota, que pasó de fabricar 54 coches en 1957 a ser líder mundial porque supo adaptar el producto a las necesidades del cliente. “Hay que atender a los factores de satisfacción y entusiasmo del cliente para entrar en nuevos mercados”, aclaró.

Sobre los procesos de innovación e internacionalización Sanz señaló que la innovación requiere empresarios dispuestos a asumir riesgos a través de una estrategia definida y una rigurosa planificación. Y expuso que “las alternativas de internacionalización conllevan grandes cambios en la organización y consumen muchos recursos, sobre todo de gestión, por ello es importante que la compañía tenga una financiación sólida”.

La diversificación, que supone la innovación e internacionalización al mismo tiempo, “conlleva un esfuerzo enorme y hay que ejecutar los procesos de forma planificada, con rigor y prudencia”, recordó.

Jornada CEIM

Una jornada que se convirtió en un foro de intercambio de conocimiento para abordar las estrategias de crecimiento necesarias para que los empresarios madrileños conozcan cómo pueden minimizar riesgos y aprovechar las oportunidades del nuevo ciclo económico.

 

Sanz explicó que tras un proceso de reflexión participativo y el análisis de los posibles cambios de signos de identidad, de organización y de gestión, se seleccionarán los proyectos en los que hay que enfocarse Esta elección condicionará su futuro, rentabilidad y crecimiento.

En materia de financiación el presidente de la Fundación Numa comunicó que los proyectos de crecimiento pueden autofinanciarse o buscar la ampliación de capital. Otra posibilidad pueden ser las diferentes alternativas de financiación externa. En el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas, y muy especialmente en las empresas familiares, el patrimonio de sus miembros es la fuente de las ampliaciones de capital y en muchas ocasiones es la garantía de la financiación externa; por ello, cualquier impuesto sobre el patrimonio penaliza su crecimiento y la creación de empleo.

Sanz añadió que el impuesto de Sucesiones y Donaciones puede poner en peligro la continuidad de las empresas familiares a través de generaciones.

Sin este tipo de trabas, las empresas familiares, y así lo avalan académicos como Zellweger, son más rentables, duraderas y responsables que las no familiares, sobre todo en tiempo de crisis. Animó a los asistentes a hacer visible a la sociedad estos datos para seguir atrayendo capital y talento.

La tercera y última ponencia fue presentada por Javier Seijo, socio de Ernst & Young. Seijo explicó la necesaria protección patrimonial en los procesos de crecimiento. Las ponencias se apoyaron en casos de éxito de jóvenes empresarios que compartieron con los asistentes sus valiosas experiencias.

Javier Seijo en un momento de su intervención.

Javier Seijo en un momento de su intervención.

 

Su primera recomendación fue: “Como empresario no hagas nada que no seas capaz de explicar a los medios”, un simple tweet puede arruinar la reputación labrada durante años.

Los consejeros, administradores y accionistas de una empresa se enfrentan a riesgos de todo tipo, reputacionales, regulatorios, fiscales, financieros, legales y operativos. “La única protección contra todos estos riesgos es una actuación diligente”, señaló Javier Seijo. Considera fundamental separar el patrimonio empresarial del personal, o familiar, para abordar los riesgos por separado a todos los niveles y optimizar las aportaciones fiscales. Asimismo, comentó que “los niveles de exigencia y transparencia fiscales a nivel mundial son ahora máximos”.

A continuación, el ponente abordó los tipos de responsabilidad de los consejeros; la responsabilidad penal, la mercantil, por remuneración incorrecta, la tributaria y en materia laboral y de Seguridad Social. Puso el énfasis en la protección de datos y aconsejó que “si la empresa ya está en crisis lo mejor es contratar una buena agencia de comunicación que salve el riesgo reputacional en internet”.

Seijo recomendó que “tanto las grandes empresas como pymes y autónomos se marquen un protocolo preventivo de actuación”. Los empleados deben estar informados de todos los riesgos, ya que, aunque algunos de ellos son impredecibles, como el regulatorio o el riesgo país, es esencial que el resto se puedan afrontar con diligencia.

Por último, y respondiendo a preguntas del público concluyó que en el mundo cambiante que vivimos, con tal nivel de exigencia en temas fiscales, al final lo que debe imperar es el sentido común.

La jornada terminó con una interesante mesa de debate moderada por Alfonso Carcasona, socio de eStratelis, en la que empresarios de éxito que han innovado e internacionalizado con éxito compartieron con los asistentes su andadura contando las oportunidades aprovechadas y los riesgos superados.

Mesa redonda Jornada CEIM

Los participantes en la mesa redonda mantuvieron un animado debate con el público sobre sus vivencias personales en los procesos de internacionalización e innovación.

 

Noelia Amoedo de Mediasmart dijo que su empresa innova para que otras empresas puedan crear, y que gracias a eso han crecido exponencialmente y de forma internacional. También invitó a los presentes a perder el miedo a correr riesgos y estar atentos y dispuestos cambiar.

Por su parte Miguel Ángel Navarro de Cátenon habló de identificar oportunidades de negocio y recordó que “a la economía española le falta compartir y buscar compañeros de viaje” aunque la imagen de las empresas españolas fuera de nuestro país es muy buena.

Daniel Yuste de Designit animó a “internacionalizar allí donde haya oportunidades de negocio hibridando con la cultura local”. Propuso innovar en la propuesta de valor probando conceptos nuevos y señalando la importancia de hacerlo con “equipos heterogéneos aunque con un lenguaje común”.

Por último, el secretario general de CEIM, Miguel Garrido de la Cierva, clausuró el encuentro, resumiendo las aportaciones de la jornada y recordando que la misión de CEIM es defender los intereses de las empresas y empresarios madrileños, así como ayudarlos a crecer, a ser más competitivos, y rentables.